El postre no va al estómago, va a la piel.

28 Mayo 2019
Envejecimiento Prematuro

Por más que disfrutemos de tomar bebidas gaseosas o de comer pasteles, dulces y todo tipo de postres, no podemos negar que el consumo excesivo de azúcar tiene efectos muy negativos para la salud. Además del alto riesgo de desarrollar obesidad o diabetes, el azúcar puede acelerar el envejecimiento de nuestra piel.
Uno de los componentes estructurales de la piel se llama colágeno, y está a cargo de mantener la firmeza y la elasticidad de ésta, evitando la aparición de arrugas. Si bien la aparición de arrugas y líneas de expresión aumenta de forma progresiva e inevitable con la edad, el consumo descontrolado de azúcar trae como consecuencia la producción de compuestos tóxicos que destruyen el colágeno de la piel, haciéndonos ver más viejos de lo que realmente somos.
Por otro lado, la genética también juega un papel importante. El efecto destructivo del azúcar en la piel puede verse potenciado si tenemos una versión “defectuosa” del gen GLO1, que participa en la eliminación de los compuestos tóxicos producidos por el consumo desmesurado de azúcar.
Pero no todo está perdido: Aún si la genética no está de nuestro lado, existe la posibilidad de luchar contra la aparición prematura de arrugas y líneas de expresión a través de una reducción en el consumo excesivo de azúcares (principalmente de azúcar añadida), y de una suplementación complementaria que favorezca la regeneración del colágeno en nuestra piel. Para conocer tu genética, y cómo usarla para controlar el envejecimiento prematuro, visita www.mygen.cl

Deja un comentario

Por favor, califica esta entrada*

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

MyGEN utiliza cookies para mejorar tu experiencia en nuestro sitio. Aprende más en nuestra Política de Privacidad.